Fuerte y firme en sociedad por el Huila

Archivo Tertulia

ANTROPOLOGÍA Y ARQUEOLOGÍA EN EL HUILA…UNA REALIDAD

PARA DIARIO DEL HUILA
RINCON DEL BOTALON 
FEBRERO 12 2017

Esta semana tuvimos la oportunidad de escuchar de sus autores la propuesta de crear en la Universidad Sur colombiana la Carrera profesional de Antropología y Arqueología con Sede Principal en la ciudad de Pitalito como cabecera del Sur. Efectivamente los Dres. Carlos Arturo Monje y Amparo Cuenca W. nos explicaron de manera prolija toda la fundamentación técnica y científica de dicha actividad profesional que en nuestro criterio corresponde a un clamor de la comunidad vigente hace muchos años por cuanto nuestras riquezas arqueológicas y nuestra diversidad étnica y cultural generan un extenso campo para su desarrollo. La Antropología nació durante el gobierno de Eduardo Santos cuando en 1941 se formó el Instituto Étnico Nacional bajo la dirección del renombrado etnólogo Paul Rivet. Durante muchos años subsistió pero cuando prosperó el oscurantismo político y cultural se etiquetó esta actividad como subversiva y se dijo que esos programas eran escuelas de guerrilleros por cuanto sus egresados tenían necesariamente que estudiar y cuestionar las estructuras sociales, políticas, y económicas como sustentos que son del tejido social y del país en general. Cuando al diagnosticar que nuestra nación es una de las más inequitativas del mundo se tenía que cuestionar todo el establecimiento y así se comenzaron a convertir en perseguidos políticos y los programas menguaron y los profesionales escasearon. Afortunadamente esto ha ido evolucionando y el país ha entendido desde hace ya muchos años la importancia esta rama de las ciencias humanas. Este proyecto presentado por los Profesores Monje y Cuenca, recién aprobado por el Consejo Académico de nuestra Alma Mater se ha soportado en una prolija investigación histórica y sociocultural de la región y del país y ha tenido una cuidadosa revisión de todas las oportunidades laborales y proyecciones profesionales y científicas asumiendo que también podrán ser generadoras de otras especializaciones en su área como por ejemplo la Antropología Forense. La antropología como carrera se ofrece en 13 universidades del país y cuenta con tres maestrías y tres doctorados recién creados. Las más importantes Universidades del país como son la Nacional, Andes, Javeriana, Cauca, Antioquia, etc. ofrecen dichos programas y es lógico entender que en nuestra región se dan muchas condiciones óptimas para su desarrollo. Por una parte tenemos 13 resguardos indígenas y una comunidad afrodescendiente bien numerosa en sólo el ámbito departamental sin contar el vecindario regional como cabeceras de la Región Amazónica y del Putumayo donde las comunidades indígenas y la diversidad etno cultural ofrecen una maravillosa posibilidad de estudio, acompañamiento y proyección social. Además desde el punto de vista arqueológico pues sobre recordar las ricas herencias de San Agustín, Tierradentro y otras zonas del departamento que albergan secretos milenarios que todavía esperan ser escrutados y entendidos. Es que resulta inaudito que el Instituto Colombiano de Antropología e Historia (ICANH) adscrito al Ministerio de cultura y que maneja el Parque de San Agustín se asienta en Bogotá sin ningúna sucrusal o agencia en nuestra región y todos los recursos entran allí sin contar con las necesidades de expansión y desarrollo de nuestra rica herencia arqueológica. Por otra parte la necesidad de desarrollar una labor incluyente hacia toda la población del postconflicto marginada y azotada por la violencia genera una gran obligación por parte de las autoridades y la comunidad de utilizar todas las herramientas necesarias para entender su problemática y traducir sus necesidades a propuestas razonables y entonces los antropólogos, sociólogos y sicólogos serán profesionales de alta demanda para esta labor multidisciplinaria. Así pues celebramos con alborozo esta iniciativa de la comunidad académica y esperamos que salga avante y sea fructífera para nuestro desarrollo regional.