Fuerte y firme en sociedad por el Huila

Archivo Tertulia

DE VIENA A NEIVA…..QUE DIFERENCIA ¡!!!!

PARA EL DIARIO DEL HUILA – RINCON DEL BOTALON

Conforme a nuestra costumbre de que nuestros contertulios relaten sus experiencias de viaje para socializar entre todos las enseñanzas que siempre genera cualquier periplo esta semana nos correspondió exponer lo que pudimos conocer y sentir luego de un reciente viaje familiar a la República de Austria y en especial a su esplendorosa capital Viena. La fascinación que se impregnó en nuestros sentidos permanece intacta en nuestra memoria porque es una experiencia impactante en especial cuando simultáneamente y en forma involuntaria se va uno haciendo las comparaciones entre nuestra calentana e inmadura ciudad de Neiva frente a la señorial magnificencia de la antigua capital de un gran imperio como lo es Viena. La verdad es que hacer este ejercicio de comparar sería demasiado masoquista para cualquier paisano viajero. Para describir ese pequeño país de Austria que tiene una población similar o menos que Bogotá (8.500.000) y una extensión igual al departamento del Caquetá sólo se me ocurrió llamarlo el “pequeño gigante europeo” .Es que uno se sorprende al escuchar que de allí han surgido más de 20 premios Nobel , que su poder adquisitivo es uno de los más altos del mundo con un ingreso per cápita anual superior a los 45 mil dólares y que ha sido cuna de una serie tal de figuras de la ciencia (Boltzmann,, Schrödinger,) la medicina (Paracelso,  Billroth, Sigmund Freud, Adler),, la política (Hitler, Maximiliano emperador de Mexico,  Arnold Schwarzenegger, gobernador de California) , el cine (Romy Schneider, Maximilian Schell,), el deporte (  Niki Lauda),la literatura ( Stefan Sweig) y por sobre todo la música donde sobresale y domina la figura genial de Mozart, acompañado de una brillante corte de excelsos músicos  como Joseph Haydn , Franz Schubert, Franz Liszt, Johann Strauss  y una extensa lista de difícil reseña  . Pero de todo el justificado orgullo austriaco lo que predomina y se eleva a la categoría de la máxima excelencia es la imagen y la obra de Mozart a tal punto que podría parangonarse que así como Colombia se consagró al Niño Jesús en Austria se consagraron a Wolfang Amadeo Mozart en grado sumo. Cercenado por las dos guerras mundiales este pequeño país  adornado por el Río Danubio uno de los mas caudalosos del mundo y con una longitud de más de 2800 kilometros muestra su capital Viena que tiene  menos de dos millones de habitantes como la joya de la Corona. Es una ciudad que se logró reconstruir y conserva los mas bellos y grandiosos palacios, iglesias, monumentos, avenidas, etc. Su ícono principal podría ser  la iglesia de San Esteban coronada por una afilada torre de mas de 137 metros, aunque los esplendorosos palacios Imperiales (Hofburg, Alte Burg, Neue Burg, el Palacio de Schombrunn,) el Parlamento,  el Teatro de la Opera y muchos mas de gran belleza. Se asegura que Viena logró ser lo que hoy constituye un Patrimonio Cultural de la Humanidad  según la Unesco gracias al magnífico apoyo y amor por el arte que le diera la dinastía de los Habsburgo que promovió a todos los artistas y edificó pensando en el futuro. Y las siguientes generaciones han sido consecuentes y han logrado  un desarrollo y una belleza tan grandes que uno se siente estupefacto al contemplarla. Sobre todo en la noche cuando los innumerables puentes que cruzan el río Danubio se engalanan de luces multicolores  y el reflejo por la pintura amarilla de sus principales edificaciones le dan un aspecto  de belleza sin igual. Contrasta con la parte histórica la moderna Viena con rascacielos atrevidos y construcciones de formidable belleza arquitectónica donde predominan  el cristal y el acero. Desde hace varios años se ha ganado el honroso título de ser la ciudad en el mundo con mejor calidad de vida por la oferta de servicios públicos, educativos, culturales y recreativos, con una espectacular red integrada de transporte en metro, tren y autobús que funcionan con la más estricta disciplina y  cumplimiento. Qué diferencia por Dios con mi amada Neiva que tiene las mismas cinco letras de Viena. Contemplar el caos vehicular, la invasión al espacio público y sobre todo  la falta de cultura ciudadana nos hace pensar que todavía nos alejan siglos de obtener una mediana calidad de vida. Cuando se buscan explicaciones claro que las hay . Por una parte la acumulación primaria de capital en Austria se dio con la fuerza de un imperio que ocupó media Europa y acumuló riquezas en forma infinita. En Neiva y en Colombia este proceso se fundió en la agricultura artesanal y la exportación de materias primas que sólo generó una  acumulación en pocas manos. Pero el secreto mejor guardado y exaltado de los austriacos es su sistema educativo que contempla la gratuidad en toda la pirámide educativa con modelos de gran exigencia que permiten desarrollar el talento de sus jóvenes quienes tempranamente se vinculan a procesos productivos. Tiene un sistema de escuelas públicas gratuitas con nueve años de educación obligatorios. Después, el sistema ofrece una serie de estudios técnico-vocacionales y pre-universitarios, que van de uno a cuatro años adicionales al mínimo obligatorio. No es que se haya dado  algún tipo de favorecimiento genético. Es un buen sistema educativo enclavado en una sociedad de grandes valores que ha sufrido los rigores de las dos guerras este siglo donde han logrado mantener una escala de valores que justiprecia el talento, la cultura,, el arte, la honradez, y donde  predomina la publico sobre lo privado.  Eso también ha permitido una sociedad exigente y a su vez tolerante por cuanto conviven distintas políticas, credos y gustos. Qué diferencia Dios mío ¡!!. Nosotros estamos aún a años luz. Aunque a veces comenzamos a parecernos. De pronto consagramos nuestro país a algún músico brillante ( Jorge Villamil o Diomedes Díaz ¿?) cuando se esfume el trágico episodio de nuestra  “guerra  mundial interna” que ya completa mas tiempo que los dos períodos que sufrieron los europeos .Mientras tanto de la mano del Profesor Liberio sumerjamos nuestras mentes y sentidos en el océano infinito de Mozart para creer que el paraíso no está tan lejos. Buen día a nuestros lectores.