Fuerte y firme en sociedad por el Huila

Archivo Tertulia

GILMA JIMÉNEZ, DEFENSORA DE LA NIÑEZ

Producto de una enfermedad cancérigena que venía padeciendo, falleció en la clínica Country de Bogotá a las 6:31 p.m. del sábado anterior, la Senadora Gilma Jiménez Gómez considerada la defensora de los derechos de los niños y de las niñas en el país, asumiendo un liderazgo que le mereció la segunda votación más alta en las elecciones del año 2010 para esta Corporación y las más alta que una mujer haya obtenido en la historia de la República, lo cual le representó al Partido Verde en el que militaba, cinco escaños, siendo una sorpresa para la clase política tradicional de Colombia que nunca la consideraban una fuerza electoral de gran envergadura. 

Su paso por el Senado de la República representó para el país, la defensora acérrima para que se impusiera la cadena perpetua a los violadores sexuales de los menores de edad, incluso proponiendo la realización de un referendo popular como un mecanismo para imponer una sanción ejemplar a estos depravados y abusadores de niños, pero que el gobierno nacional no la acompañó en esta iniciativa porque el Consejo Nacional de Política Criminal negó tales pretensiones, debido a que se ajustaban a los lineamientos establecidos en la Legislación Colombiana. 

Antes de asumir su papel legislativo, se desempeñó como Directora del Departamento Administrativo de Bienestar Social del Distrito, hoy Secretaría Distrital de Integración Social, durante el periodo 1998-2002, en la alcaldía de Enrique Peñaloza destacándose por su papel protagónico en la recuperación de la calle del cartucho en Bogotá, siendo galardonada como la mejor funcionaria de su gabinete, hecho que le permitió lanzarse al Concejo de Bogotá, siendo elegida dos veces consecutivas, desde el 2004 hasta el 2010, cuando renunció para postularse al Congreso de la República. 

La muerte de esta ilustre dama representa para el país, una pérdida irreparable para el género femenino porque se había convertido en un ícono de admiración y de respeto, porque a través de sus intervenciones en todos los escenarios académicos y parlamentarios demostró altura y dedicación para impulsar iniciativas que estuvieran relacionadas con la defensa de los menores de edad y defensora a ultranza de la institución de la familia, dejando una impronta en la mente de los colombianos como la mujer que luchó valerosamente por frenar los atropellos y castigar severamente a los hombres violadores de la sexualidad de los niños y niñas, defendiendo sus derechos a nivel nacional y en los escenarios internacionales.