Fuerte y firme en sociedad por el Huila

Archivo Tertulia

EXPECTATIVA E INCERTIDUMBRE POR CUENTA DE TRUMP

RINCÓN DEL BOTALÓN FEBRERO 5 DE 2017 
Por: Germán Palomo García

La tradicional tertulia de El Botalón se ocupó en esta semana de analizar el nuevo escenario mundial producto de la llegada de Donald Trump a la presidencia del país más poderoso del mundo, los Estados Unidos de América que tiene que recuperar, al decir de Trump, su predominancia y volver a ser grande otra vez. El mundo fue testigo del triunfo, para muchos inesperado para otros no tanto, de un Outsider, es decir, un personaje de fuera del “establecimiento”, extraño al poder político tradicional y, al mismo tiempo fue señalado como otro golpe contra la política tradicional, desprestigiada y excluyente en otro lugar del universo como antes había ocurrido en el Reino Unido al votar NO a la continuidad de Inglaterra en la Unión Europea y un poco antes en España con la aparición de movimientos de indignados.

Esto ha sido calificado por los analistas políticos como la aparición de de un populismo nacionalista producto de la decadencia de la clase política y la debilidad de la democracia que ha facilitado la tribuna para “nuevos líderes” sin ninguna experiencia pública lo cual puede generar fenómenos sociales muy preocupantes. Pero al interior de los Estados Unidos y producto de la estrategia globalizante de la economía, Trump supo leer las críticas de los “gringos” tradicionales y conservadores que añoran el poder americano en los términos de la década de los cincuenta del siglo pasado y que se sienten golpeados por la sustitución de su fuerza laboral por una más barata pero fuera de sus fronteras y con capital de las empresas norteamericanas generando, al decir de sus propias opiniones, un deterioro de su nivel de vida por lo que quieren ver otra vez la grandeza de Detroit como la ciudad del automóvil libre de la influencia de mano de obra no estadounidense. Por eso, Trump acuñó como su lema de campaña, “Hacer a América Grande Otra Vez”, lo cual implica un cambio radical del comercio mundial en un abierto enfrentamiento con la globalización, alentada, precisamente, por los propios Estados Unidos. El Americanismo y no el Globalismo será nuestro credo, dijo Donald Trump al aceptar en Julio del 2016, la candidatura del partido republicano. Claro mensaje que se está interpretando, ya como presidente con tres pilares básicos: Seguridad nacional, retorno de inversiones y desaliento a la inmigración. Además, en su discurso de posesión dijo: “América, compre americano y contrate americanos” frase que no admite ningún agregado. Por esto, empezó a desmontar el tratado del Pacífico, el TPP, y a conminar a compañías gringas a priorizar sus inversiones en suelo americano atacando principalmente a México por tener un superávit comercial de 60.000 millones de dólares frente a EEUU, algo inaceptable para los objetivos de Trump de hacer grande a América.

En este acápite, Colombia puede resultar afectada, especialmente porque tiene una alta dependencia de sus exportaciones del mercado estadounidense, aunque tiene hoy un déficit comercial con el país del norte de más de $2.000 millones de dólares, diferente a la situación mexicana. Para el caso del Huila, cuyas exportaciones no superan el 1% de las exportaciones totales de Colombia, pero puede dificultar sus planes de diversificar sus exportaciones y sus objetivos de ampliar sus volúmenes comerciales. El Huila exportó en 2015, 521 millones de dólares, muy importantes para una economía pequeña pero que lucha por mejorar sus condiciones empresariales. Los exportadores huilenses no están preocupados porque creen que sus productos que son tropicales como la Tilapia, las frutas, el café y eventualmente el cacao, pueden “salvarse de un ataque de Trump. En petróleo que también exportamos a través de Ecopetrol y las compañías internacionales, podemos ver una reducción de nuestras ventas pues Trump no cree en el cambio climático y está convencido que aún pueden existir los combustibles fósiles 50 años más. Este criterio puede ser un bumerang para EEUU pues le ocasionaría un atraso científico significativo frente a los países líderes en energías no convencionales.

En su comprensión de lo que plantea como seguridad nacional, está cerrando sus fronteras a nacionales de países generadores de violencia terrorista, léase particularmente musulmanes e islámicos cuyas primeras decisiones y acciones están afectando a miles de viajeros y migrantes que nada tienen que ver con los ataques terroristas que el nuevo gobierno Trump quiere eliminar. Más grave aún, dentro de los mismos Estados Unidos se han producido movimientos sociales que han dado paso a expresiones raciales y xenófobos que hoy están motivando confrontaciones de distinto orden, pero, en todo caso, con resultados polarizantes que se sabe cómo empiezan, pero no cómo terminan.

Los contertulios expresaron sus preocupaciones por lo que ha significado estos primeros 15 días de Trump. Les preocupa mucho un nuevo proteccionismo que puede significar un aislacionismo o un unilateralismo peligroso y ven que podría ser retirado de la presidencia. Mientras, sigue asumiendo, mediante decretos, el desmonte del Obamacare y todo lo que no se identifica con los propósitos que fueron sus promesas. Por esto, el mundo está expectante pero no en silencio y muchos gobiernos ya están planteando respuestas fuertes a sus decisiones lo que aumenta lo que desde hacer rato se conoce como UN MUNDO CONVULSIONADO. El Botalón seguirá atento a lo que viene de este personaje que puede unificar al mundo, pero en su contra.