Fuerte y firme en sociedad por el Huila

Actividades

Tertulia del 20/11/2018

LOS SECUESTRADOS POLÍTICOS ANTES DEL ACUERDO DE PAZ: UN TESTIMONIO

El Secuestro
El entonces senador Luis Eladio Pérez fue secuestrado el 10 de junio de 2001, en plenas conversaciones de paz en el Caguán. Muy pronto supo que su secuestro buscaba fortalecer la posición de las FARC frente al gobierno en busca de una posible Ley de Canje que nunca se dio. Allí entendió que su secuestro sería prolongado.

La Supervivencia
Contrario a las víctimas de secuestro extorsivo, con base en el testimonio de uno de los asistentes a la tertulia, el trato recibido por los políticos secuestrados fue terrible. La guerrilla se ensañó contra ellos sintiéndolos parte de un gobierno al que tenía que exigirle las condiciones que se acercaran a sus  pretensiones y someter al gobierno con quien ya habían pretendido negociar sin éxito. El secuestrado extorsivo, en cambio, tuvo un mejor trato pues era pieza de intercambio económico y había que valorar. Pero, como el viejo adagio, “aunque la jaula fuera de oro, no dejaba de ser jaula” y, en tales condiciones, el nombre del juego era la supervivencia, superar todos los obstáculos para llegar a la meta que era seguir vivo. El ser humano “se inventa” muchas estrategias como no generar ninguna fantasía con relación a su regreso a la libertad y más bien olvidarse de lo que nadie puede garantizar: ¡Cuando será! O contar, a partir de una meta probable de salida, la más lejana, los días que faltan para llegar al día cero y no contar como siempre se hace. En fin, en semejantes circunstancias, todo lo que contribuya a mantener la salud mental es válido y reduce trastornos de ansiedad que pueden conllevar eventos lamentables.

Los Beneficiarios y El logro de la Paz
Contrario a lo que se esperaba, que las víctimas eran el centro de atención del conflicto, los beneficiarios del proceso fueron los victimarios. Las víctimas aún no han sido resarcidas y los victimarios ya gozan de prebendas que no resultan fáciles de digerir. Por esto, para Luis Eladio Pérez, la paz comienza con un verdadero sentimiento de perdón por parte de los victimarios, lo cual, en su opinión, no ha ocurrido; por el contrario, ha sido un eslabón más de la cadena de violencia que no parará. Hoy, según sus estadísticas hay más de 3.000 secuestrados que aún no despiertan solidaridad pero no deja de ser una realidad.  Por el lado de las víctimas, llegar al perdón no es fácil y el Dr. Pérez encontró la respuesta al ver a sus victimarios en el Congreso ejerciendo como parlamentarios después de que hubiera afirmado que ya los había perdonado. Con su reacción comprobó que no lo había logrado y es que no es fácil perdonar al que lo mantuvo encadenado por muchos años, vigilado en todos sus actos hasta hacerle perder el pudor y, prácticamente, acostumbrarlo a aceptar lo inaceptable como hacer sus necesidades en las peores condiciones

La Desigualdad, Eterno Problema
Para Luis Eladio Pérez, el caldo de cultivo de la violencia en el país es la tremenda desigualdad en la sociedad y particularmente la proveniente de la corrupción y del abuso, extorsión y legislando para la concentración de la riqueza y no para orientar el país hacia la equidad. Se puede seguir atacando a las nuevas empresas criminales o clanes pero la paz, sin esos ingredientes, jamás se logrará.

En suma
En resumen, se dieron pasos de avanzada en el proceso de paz con las FARC, a pesar de los errores cometidos. Por esto, Luis Eladio Pérez no tiene duda de que para llegar a la paz, insistió, hay que llegar al perdón. Y Colombia entera debe entenderlo para acabar no con 50 años de violencia fratricida sino con más de 200 años de confrontaciones insensatas.