Fuerte y firme en sociedad por el Huila

Actividades

Tertulia del 14/12/2017

LO QUE EMPEZÓ COMO UNA OCASIÓN PARA TERTULIAR Y CELEBRAR ENTRE AMIGOS, TERMINÓ EN UN RESPETABLE CÍRCULO DE ANÁLISIS Y CRÍTICA CONSTRUCTIVA DEL HUILA

Reproducimos la semblanza presentada por el contertulio Germán Liévano Rodríguez durante la celebración del aniversario #14 de El Botalón y que plasmó en esta interesante crónica

LA TERTULIA: 14 AÑOS MERECEN UNA CRÓNICA
Mirar hacia atrás nos sorprende y enseña que los pequeños pasos de hoy podrán ser las grandes metas del futuro. La historia resumida de la Tertulia El Botalón que recién cumplió 14 años de trasegar en nuestra comarca nos llena de afecto y pasión porque nadie imaginaba la dimensión real del proyecto que naciera en esa ya lejana fecha. Grupos de amigos con la provincial costumbre de buscar en la agonía de la tarde laboral un sitio para departir, escuchar historias  triviales o serias y saborear bebidas espirituosas o simplemente un exquisito café  nos fuimos acercando y convergiendo hacia la estrecha oficina pero pletórica de amistad  de nuestro querido amigo Fernando Montes Duran, economista y quien fungiera en esa época como vendedor de seguros. Por un lado, un distinguido grupo de socios del Club Social que ya no tenían sitio para platicar por el desafortunado final del mismo  y por otro lado otro grupo de amigos que se autodenominó “El Crisol” (haciendo alusión peyorativa a las “joyitas” que lo conformaban…). Pero ambos grupos con el colectivo denominador de ambicionar un mejor provecho a las animadas reuniones donde la suma de los saberes de distintos personajes hacía efectivo el sueño de crear una tertulia de conocidos ilustres, no tanto por sus títulos sociales sino por su intelecto y conocimiento de la vida. Las primeras reuniones donde Montes Durán eran más para escuchar poemas sobre todo de boca de Ignacio Solano llenos de picardía andaluza así como las sabias disquisiciones de Hernando Emilio Cuéllar. Pronto se generó la necesidad de profundizar nuestras expectativas de conocimiento y elegimos como primer conferencista al recordado amigo Humberto Cuéllar,  ilustre filólogo y filósofo, además de comerciante de  insólitas mercancías como trenes de juguete o valiosos perfumes. Como se creciera el auditorio trasladamos nuestras reuniones al sitio conocido como Las Hamacas en la carretera  al Sur, acogidos por la amistad de sus dueños y donde la lucha contra los feroces insectos  hematófagos era compensada con esos exquisitos sancochos de inolvidables sabores....allí fue donde se dio el primer perfil de una tertulia cultural sin abandonar del todo las amistosas libaciones. Fue así como  escuchamos tres sesiones continuas sobre la guerra de Yugoeslavia ( o Serbia-Herzegovina), dos sobre las Guerras de las Cruzadas y otra sobre el conflicto de Israel y Palestina, todas dictadas por Humberto Cuéllar con una precisión matemática de hechos , fechas y personajes logrando con su relato embelesar y cohesionar al naciente grupo. Pronto fue la fiesta de Halloween y en ese sitio disfrutamos disfraces como el del emperador romano del  “Patrón“   Ignacio y se comenzó a delinear el carácter social y amistoso de la Tertulia. La oportuna y generosa oferta del Dr Gabriel Rodríguez Duque  para que usáramos la casa denominada El Botalón en la antigua Hacienda Matamundo de su propiedad familiar (hoy Hostería) nos hizo formalizar nuestro  grupo  adoptando el nombre del manido tronco usado para enlazar y manejar el ganado desde  tiempos remotos. Desde allí se incrementó una gran actividad cultural y cívica aceptando la generosidad de la columna dominical del  Diario del Huila y de la Radio Surcolombiana lo cual  multiplicó nuestra capacidad de comunicación con la comunidad. Fue así como comenzamos a invitar muchos personajes para tratar los más distintos temas de la actualidad regional y nacional. Hicimos cursos de música, de astronomía, de historia del arte y hasta de cocina para aprendices de chef. El valioso aporte del profesor Liberio Salazar multiplicó nuestras expectativas. También tuvimos problemas. Disidencias y cismas que afortunadamente no dejaron heridas incurables. También muchos llegaron y muchos se fueron. Pero hubo un grupo fiel y leal a sus postulados básicos como son la tolerancia, el respeto a los demás, la fraternidad y la proyección social lo  que permitió la supervivencia a través de tantos problemas y tantos años transcurridos. Poco a poco se fue llamando a importantes pensadores y personas que se acomodaban a estos postulados y se fue sedimentado el grupo marcando un afortunado hito el ingreso de nuestro Pastor el Obispo Froilán quien con su humildad y sabiduría plasmó un modelo de conducta que nos hizo perfeccionar muchas fallas y que permitió que este grupo “variopinto” como nos denominara gentilmente el Dr. Guillermo Plazas Alcid se entronizara como referente cultural, social y cívico a pesar de las diferencias ideológicas entre sus integrantes. Lo demás ha sido una prolífica historia donde acercarnos a la academia y a las artes nos amplió una vez más el horizonte y nos permitió disfrutar el acogedor ambiente de la Universidad Corhuila y las múltiples actividades artísticas del Conservatorio y Banco de la República. Pero también la enhiesta posición en defensa del medio ambiente y contra la corrupción como con las campañas por la defensa del Río de las Ceibas y  las denuncias contra el gravoso contrato de alumbrado público seguramente nos ha hecho acreedores a la malquerencia de algunos. Hoy en día celebramos este nuevo aniversario con la adopción de las nuevas tecnologías de comunicación que nos abrirán nuevos caminos. Y es que desde las Hamacas hasta la Corhuila hay mucho trecho…felicitaciones a todos nuestros contertulios y un postrer homenaje a los que ya partieron.