Fuerte y firme en sociedad por el Huila

Actividades

Tertulia del 28/01/2020

LA HACIENDA DE SAN JUAN DE LABOYOS

SU ORIGEN

Fue fundada por doña Francisca Calderón y su esposo, don Agustín de Valderrama en la segunda mitad del siglo XVII, a partir de territorios que anteriormente estuvieron en manos de Encomenderos que crearon numerosas estancias ganaderas. Algunas de ellas fueron las de Tapias o La Chapa en San Agustín (Hoy zona de la vereda de La Candela) y el hato Los Laboyos en Pitalito. Al morir Francisca en 1692, sus bienes pasaron a manos de su hijo Mauricio de Valderrama, quien amplió el tamaño de la hacienda al comprarle a don Martín Calderón la posesión que tenía de la mitad del valle de Laboyos, a lo cual se sumó la adjudicación que por Cédula Real le hizo la Corona Española de las tierras de San Agustín a Martín Calderón en el año de 1722, que cubría todo el territorio de San Agustín e Isnos, sin tener en cuenta ni excluir las posesiones que los indígenas tenían de las tierras en estas zonas.

Esta adjudicación, por supuesto, contrarió la voluntad de los indígenas que por muchos años venían ocupando pacíficamente las tierras de San Agustín dando lugar a un interminable conflicto de los indios con los sucesivos dueños de la tierra, debido a que el Rey de España, en el año 1711, según documento que en 1932 aún reposaba en el Archivo Colonial, le había otorgado esas tierras a los indígenas. (Juan Friede y Miguel A. Cabrera). Este fue el punto de partida para una interminable de ocupación de tierras, atropellos, despojos y desahucios. En ese listado, el expositor Calderón Molina destaca la vinculación, en 1.853, del General José Hilario López como propietario de la Hacienda. Al morir el general José Hilario López en 1868 los herederos: su esposa Dorotea Durán y sus hijos Ricaurte Antonio, Pola y Lucrecia heredan la hacienda. Su hijo Ricaurte asume la administración de la hacienda hasta el año de 1891. En 1869, al año de la muerte del General López, se crea la Sociedad Durán, Angel, López y Cía, Compañía Lorenzana para administrar la hacienda y explotar la riqueza de quina y caucho, en el Alto Magdalena y la Bota Caucana.

CARÁCTERISTICA PRODUCTIVAS DE LA HACIENDA

Nuestro expositor, resumió las características productivas de la hacienda desde su creación así:
1.Modelo GANADERO (1722-1869), con miles de cabezas de ganado en las tierras del valle de Laboyos, en la zona de Bruselas, Cabeceras y Criollo, en la zona de la Candela en San Agustín y en la zona de Mortiño en Isnos.

2. Modelo GANADERO y EXTRACTIVO (1869-1896), ganadería extensiva y explotación de quina y caucho en las cabeceras de los ríos Magdalena y sus afluentes, el río Suaza y en la Bota Caucana.
El extractivismo dio lugar a que llegaran del Cauca y Nariño cientos de indígenas como quineros y caucheros que poblaron densamente los territorios del valle de Laboyos y particularmente los de San Agustín, como lo escribe el historiador Juan Friede en su libro “Los Indios del Alto Magdalena”. Con indígenas fue como se explotó el caucho en las cabeceras del río Suaza y la Bota Caucana, tal como lo describe Calderón Molina en su libro “Huellas de la Noche Larga” con base en las historias que contaba Aniceto Calderón Perdomo, quien siendo un adolescente entre 1883 y 1890 trabajo como cocinero a servicio de uno de los contratistas de la extracción del caucho en la Bota Caucana.

3. Modelo GANADERO Y AGROINDUSTRIAL (1896-1902). Al modelo antiguo ganadero se le sumaron procesos innovadores de producción de la hacienda:

a) Agroindustrial que consistió en la producción de PANELA que se enviaba en mulas a Neiva, Ibagué y Bogotá para la fabricación de licores para lo cual se sembraron más de 50 ha. de caña. También se construyó un ingenio para procesarla utilizando la corriente de agua traída del río Guachicos a través de una acequia de 24 kms que se construyó en el sitio La Burrera cercano a Bruselas y que movía la turbina Pelton, traída del exterior, que movía el trapiche que extraía el guarapo de la caña. La acequia todavía existe.

b) Cafetero a partir de la siembra de aproximadamente 126.000 árboles de café en las zonas de Juntas (río Guarapas y Guachicos), en las zonas de Bruselas, Cabeceras, Criollo y la vereda de Contador. Los 256 arrendatarios de estas veredas fueron obligados mediante contrato a sembrar ente 600 y 1400 árboles cada uno.
En la zona de Juntas y en Bruselas aún subsisten las guardiolas para el secado de café. El café lo compraba la hacienda y lo enviaba en mulas hasta Neiva y luego en champanes hasta Girardot.

El expositor calificó la vinculación de LEONIDAS LARA (1.853-1.951) como Administrador de la Hacienda Laboyos como el responsable directo de la transformación productiva de la hacienda de Laboyos, quien fuera el padre de Luis, Amelia, Rómulo y Oliverio. Leonidas Lara administró la hacienda desde 1891 hasta cuando el gobierno, a comienzos de 1902, decomisó esta propiedad por considerarla un baluarte de las fuerzas liberales en la guerra de los Mil Días. Si no hubiera sido por esta guerra la historia de esta hacienda y la del visionario Leonidas Lara hubiera sido en adelante muy distinta.
Como gran resumen, hay que decir que el que Pitalito sea hoy el centro del eje cafetero del país no es gratuito y viene desde la existencia de la Hacienda de Laboyos y el aporte de muchos como Leonidas Lara quien no solo aportó esto a su tierra sino que a través de sus hijos contribuyó a la agro industrialización del país y a la creación de otros renglones industriales.

I. LOCALIZACIÓN.

Territorio de la hacienda entre 1722 y 1873

Del ingenio panelero tan solo queda como testimonio esta chimenea que se puede observar al lado izquierdo de la carretera a San Agustín al descender hacia el río Guachicos.
Esta construcción se encuentra todavía en buen estado. La cubierta es de zinc importado de Bélgica a finales del siglo XIX. Después de 100 años esta reliquia está en perfectas condiciones.
Casa de la hacienda de Juntas. Pocos conocen el frente de esta casa, ya que fue construida mirando el camino real San Agustín- Pitalito que existía a finales del siglo XIX. En esta casa nacieron los hijos de Leonidas Lara y su esposa Mercedes. Visitarla es revivir la historia de lo que fue la hacienda de Laboyos. Lo mejor que se podría hacer con ella es convertirla en Casa Museo en donde se conserve la historia rural de Pitalito.